Abstinencia

Después de un mes aquí estoy más salido que un mandril. ¿Alguien puede decirme porqué me ha tocado el juez Ruz y no ese pibón llamado Alaya que juzga a los chorizos de los ERES? Si es que ni para eso tengo suerte.

Cambio de tema. Ayer estuvo visitándome mi hijo Willy. Es un puto crack. Dice que le han ofrecido entrar en un reality de telecinco llamado Campamento de verano. Dice que podría ganar un buen dinero cosa que nos iría bien ahora que su señoría no deja de dar el coñazo con lo del bloqueo de las cuentas. Me lo estoy pensando. Creo que no debe precipitarse. Nunca se sabe a qué tipo de pelandusca te puedes encontrar en un programa de ese tipo.

willy-barcenas

Tercera cosa. La audiencia ha denegado mi puesta en libertad por posible riesgo de fuga el mismo día que ponen en la calle al conductor del tren que se fostió en Santiago. Ante esto quiero decir una única cosa: yo no he matado a nadie.

Anuncios

21 días con

Venga que como broma ya esta bien. Sacadme de aquí. Vengaaaaa. Que sí, que ya he demostrado que puedo ser como la Samantha Villar esa. Joder, que ya no tiene gracia. Venga. ¿Nanoniano me estás oyendo?

Puto Amo

Hay en nuestro país una pandilla de desgraciados que no tienen nada mejor que hacer que meterse conmigo. Llenan sus programas con imágenes mías, repiten hasta la saciedad la peineta que hice en el aeropuerto a un grupo de plumillas, organizan encuestas sobre mi  persona, ponen a un pobre infeliz de guardia a la puerta de mi domicilio y parlotean y parlotean sin parar durante horas y horas. Como diría el clásico, ladran luego cabalgamos. Una pandilla de esos indeseables comenzaron a llamarme “el puto amo del universo” a modo de mofa.

30

 

Y mira tú por dónde, va a resultar que efectivamente soy eso, el puto amo. Aquí en Soto me han bastado cinco días para hacerme con el control. Al entrar, casi todos los reclusos me conocían y casi todos ellos me profesaban cierta admiración. Entre los presos hay gente muy variopinta: pobres infelices sin dientes que cayeron aquí por un problema de adicción, sudacas que llegaron a nuestro país a malvivir, caucásicos que quisieron dejar de ser fontaneros y convertirse en mafiosos, gitanos, algún marica y dos o tres delincuentes de cuello blanco.

Mi compañero de celda se llama Mijail, es ucraniano y está encerrado por  tener las manos largas. Desde que entré se ha convertido en mi secretario. Organiza mis citas, atiende las cuestiones de intendencia y me va presentando a la gente. Estos pobres infelices piensan que si se hacen amigos de un hombre de mi posición les ayudaré cuando salgan de aquí. Ya veremos, es posible que alguno de ellos también me sea útil a mi. Mijail también compartió celda con Blesa los días que éste estuvo aquí. Según me cuenta, Blesa se pasaba las noches llorando y apenas se relacionó con nadie, estaba cagado de miedo. Yo en cambio soy un tipo valiente y decidido, por eso me respetan.

Gimnasio

Es curioso como actúa la cárcel en la cabeza de las personas. Como expliqué el otro día, me pasé la primera noche en prisión dando vueltas por la celda: Tres pasos a un lado, tres pasos al otro. Como expliqué esa es una táctica que aprendí de los testimonios de Ortega Lara despúes de su cautiverio a manos de ETA. Sin embargo, por fortuna, aquí puedo salir de la celda durante algunas horas y realizar diferentes actividades. En el módulo cuatro, sí, al final me han trasladado al módulo cuatro, hay un pequeño gimnasio. Yo hace mucho que no voy al gimnasio pues, pudiéndome permitir un masajista y una máquina de electrodos, tampoco lo he necesitado, pero aquí dentro hay muchas carencias y tengo que adaptarme a lo que tengo. El caso es que el sábado entré en el gimnasio. La gente allí no tiene muy buena pinta, casi todos llevan los biceps tatuados y poseen algún diente de oro. Hay algunos bancos de flexiones y una bicicleta estátiica pero lo que más hay son puching ball para que los reclusos se entrenen en el noble arte del boxeo. Después de desfogarme durante cinco minutos pensando que estaba golpeando la cara del juez Ruz sentí un subidón de adrenalina como solo recuerdo haber experimentado cuando los de Ferrovial aparecieron con el primer maletín cargado de billetes. La adrenalina te hace querer más. A medida que golpeaba el puching mi cabeza era como una mujer insaciable que no dejaba de pedirme más. Tras dos horas de ejercicio me sentí mucho mejor y le pedí a un compañero que me sacara una foto pues sentí que cada vez me estaba pareciendo más al Robert de Niro de la película esa donde hace de malo… ¿cómo se llama?… “El cabo del miedo”, creo.

 

barcenastruyo

Para muestra un botón.

Gerardo

Anoche estuve cenando con Gerardo. Me dijo que se alegraba de verme y yo me cagué en sus muertos. De primero nos pusieron una sopa y de segundo merluza congelada a la plancha. Fue muy impactante ver cómo Gerardo se abalanzaba sobre esa bazofia que aquí llaman comida y cómo no dejaba ni una miga. La cárcel le ha cambiado. Para mí fue triste ver a un hombre como Gerardo convertido en un presidiario sumiso. Le dije que tenía que ser fuerte pero le vi bastante desanimado.

gerardo-diaz-ferran_0

Ha perdido bastante peso y no me extrañaría que a mí me pasase lo mismo. Hay que ver el lado optimista de las cosas, puede que salga de aquí con el mismo tipín de hace treinta años. Si consigo adelgazar es posible que Rosi me vuelva a encontrar irresistible y, si es así, la pienso matar a polvos. La verdad es que hoy estoy un poco salido.

Módulo 10

Me he levantado a las siete de la mañana. Es una vergüenza que no haya ni una mínima persiana en la ventana y a esas horas hace un sol de justicia que no te permite pegar ojo. Luego he ido a desayunar. Me han dado un café y unas galletas. Qué asco. Al lado de mi ristretto y mis porritas el desayuno de aqui dentro es una puta mierda. Luego ha venido Alfonso para preparar el recurso. Le he cantado las cuarenta. Yo no debería estar aquí y él lo sabe. Si no es capaz de sacarme tendrá que irse buscando un nuevo trabajo.

A las dos me ha llamado el director del centro y me ha dicho que me iban a destinar al módulo 10. Le he preguntado qué tipo de módulo era y me ha dicho que uno completamente normal. Me he cagado en todos sus muertos y le he dicho que llegaría el día en que se arrepentiría de eso. No sé hasta dónde vamos a llegar.

La comida no ha mejorado las cosas. ¿Menestra de verduras y un muslo de pollo? Pero qué cojones es esto, ¿un comedor universitario? Se me ha puesto mal cuerpo y aunque no me lo iba a comer he tenido que alimentar a la solitaria. Luego he salido al patio pero como no había una puta sombra me he vuelto a la celda. Me toca las pelotas que no me dejen ponerme mi corbata con la excusa de que me podría suicidar. ¿Suicidarme yo? Eso es para mear y no echar gota. Ahora iré a cenar y luego veré un poco la tele.

Hasta mañana.

Primera noche

No he podido pegar ojo. La celda huele a choto. Estoy seguro que la han usado para hacer bisesbsises. Me he sentido como Ortega Lara. He caminado durante buena parte de la noche. Tres pasos para un lado, tres pasos para otro. No van a poder conmigo. Voy a ser fuerte, mucho más fuerte que ellos. Supongo que hoy vendrá el cretino de mi abogado. No sé en qué estaba pensando cuando le contraté. Es casi igual de malo que el de Urdangarín. Necesito un bufete serio. Voy a aguantar unos días pero tengo que pedirle a Rosi que me consiga algo mejor. Y ella ¿cómo habrá dormido? Tampoco debe estar pasándolo demasiado bien. Tengo que tener cuidado con los buitres, ahora es una mujer sola y desvalida y estoy seguro de que hay mucho cazafortunas que le tiene echado el ojo. ¿Qué habrá hecho España? Te advierto que tal y como va el país no sé si prefiero que ganen o que Italia les mande a casa y a tomar por el culo. Solo por no ver a Rajoy chupando palco el domingo casi prefiero que hayamos perdido. Tengo que hablar con Mariano. A mí no me puede decir que no… pero no las tengo todas conmigo. Si no fuera por la zorra esa que se pasa el día malmetiendo… “Indemnización en diferido y simulada”, ¡pero qué pedazo de inútil! Un día de estos les quemo el cigarral y se enteran de una puta vez. Y mira que yo confiaba en que Ignacio la metería en vereda pero el muy gilipollas no tiene sangre en las venas. En la polla, ese es el único sitio donde tiene sangre. Con Aznar estas cosas no pasaban.

 

¿A qué hora se desayuna aquí?

Pabellón de ingresos

Podrán encerrar mi cuerpo pero nunca podrán encerrar mi sueño

Me cago en mi puta calavera. ¡ME CAGO EN MI PUTA CALAVERA! Pero qué hostias se ha pensado la pintora esa de  los cojones. Puta argentina. Si me lo han dicho cien veces, que no me fíe de los argentinos, y yo he caído como un puto pardillo. Pero esto no va a quedar así. Por mis cojones que esto no va a quedar así. Ninguna pandilla de plumillas analfabetos y ningún juececillo con ínfulas van a poder conmigo. La partida no ha hecho más que comenzar y ya veremos quién es el que ríe el último. Y el guardia civil tocando las pelotas con el tema de las esposas. ¿Pero quién se ha creído que es? Como si me fuera a escapar. A ese se le va a caer el pelo. Y además el día que juega España, para joder. Lo han hecho a posta. Para qué hostias he llenado la nevera de cervezas y he lavado mi camiseta de la selección, ¿para terminar viendo el partido junto a una panda de chorizos toxicómanos infectados de SIDA? Esto no se lo voy a perdonar al Ruz este de los cojones. Todo el mundo diciendo, tranquilo, que este no es como el Bermudez, que es un venao, tranquilo que este chico sabe lo que se hace, ¿y al final que? Pero la culpa de todo la tiene el sabepelotas ese de Gallardón. ¿Pero quién te crees que eres Gallardón de los cojones? ¿Me vas a obligar a darte un susto? Si Rajoy hubiera hecho caso y se lo hubiera quitado del medio cuando tuvo oportunidad las cosas ahora irían mucho mejor.

Luis_Barcenas-furgon-prision_MDSVID20130627_0149_7

Esto es humillante. Fichado como un vulgar chorizo. A ver qué hostias hay aquí: cepillo de dientes, pastilla de jabón, toalla, papel higiénico… ¿condones? ¿Pero dónde hostias estamos en Sodoma y Gomorra?

 

¡¡¡Sacadme de aquí!!!